REPARACIÓN DE UN RATÓN. LOGITECH G400 vs MEFISTO INVERSO.

Hay reparaciones que parecen la mar de sencillas. Ésta en teoría lo debería ser, pues no, la reparación se ha convertido en una pequeña aventura.

Tengo, desde hace un par de años, un Logitech G400. Un ratón de gama media/alta que es preciso y  adecuado para mis manazas. Fue considerado uno de los mejores ratones para shooters. Anteriormente disponía del mítico Logitech MX518. Buenos ratones los Logitech pero suelen estropearse por el cable, es demasiado fino, quizá una forma de la obsolescencia programada.




Cuando detecté el problema lo sustituí por el Asus GX950 que dispone de un buen cable mallado, no me vuelven a pillar más los de Logitech mientras no incluyan buenos cables mallados. Como es un ratón caro (más de 40 €) me decidí a repararlo, me daba pena tirarlo.

En teoría, se sustituye el cable por el de otro ratón y ahí acaba la cosa. Realmente es una operación muy sencilla que nos va a llenar media hora de entretenimiento.

Punto por donde suelen fallar los ratones Logitech, el cable
En los surfers se ve que tiene mucho uso

Para repararlo solo necesitamos un destornillador de estrella, un cutter para retirar los surfers sin dañarlos y un cable de otro ratón, uno barato o antiguo que tengamos por casa.
Los surfers son las superficies que permiten deslizar facilmente el ratón, normalmente están hechas de teflón. El G400 dispone de tres elementos, dos de ellos de gran superficie que además ocultan los tornillos que permiten su apertura, por lo que hay que retirarlos.
Retiramos los surfers con mucho cuidado

 


Dispone de 3 tornillos, tiene muy buen montaje.

Abrimos el ratón
Podemos ver, en primer plano, el conector del cable

Con los dedos lo desconectamos
Desatornillamos el circuito impreso pero no lo extraemos

Subimos un poco el circuito y quitamos el cable

Desmontamos un ratón viejo que no usemos. La diferencia de electrónica es evidente. El de la derecha es el ratón que nos va a proporcionar el cable USB. La pastilla de conexión tiene el mismo tamaño. También podremos comprar uno barato en un chino. No siempre nos servirán, hay ratones en los que el cable USB va soldado al circuito y no todos disponen del mismo número de conectores.

Hacemos lo mismo con un ratón viejo

El cable del ratón barato es mucho más grueso y parece más duradero que el del ratón Logitech.

Lo conectamos, vemos que coincide perfectamente.

 Pasamos el cable por el rail que hay bajo el circuito y volvemos a colocar el tornillo

 
Parecía un final feliz. Antes de montarlo lo probamos para ver tiene alimentación. Sorpresa, no funciona, ni enciende el led. Logitech nos lo pone difícil. Si nos fijamos la disposición de los cables es distinta en los dos conectores. En el cable de sustitución, el cable rojo es el segundo por la derecha, en el Logitech es el tercero.  Me tienta tirarlo a la basura.

No dispongo de herramientas para corregir el orden de los cables, van a presión con una presilla en su cabo. Pero no me voy a dar por vencido. Ya está estropeado así que me atrevo a hacer una chapuzada. 
Mi nuevo plan es aprovechar el cable de sustitución y añadirle el conector Logitech con la polaridad correcta. Arranco los cables del conector del cable de sustitución.
Corto el conector del Logitech. Ahora vemos la diferencia de calidad de los cables. El Logitech a pesar de ser muy fino es de cobre. El de sustitución es de aluminio.

El cobre es mejor conductor que el aluminio. También es más caro.

Trenzo los cables por colores para unirlos. Aseguro la unión con un soldador y un poco de estaño. Coinciden perfectamente los colores, hay dos cables negros pero uno es significativamente más grueso en los dos casos.

En este punto, uno que yo me sé, estará tirado por el suelo riéndose. Tener ahijados para esto…


Después de soldar protejo la unión con un poco de cinta aislante para evitar que los cables de distinta polaridad se toquen.

Tras un arduo trabajo ya tengo los cinco cables unidos y el conector puesto.

Vuelvemos a montar el ratón. Colocamos los tres tornillos firmemente para evitar crujidos.


 Los surfers aún disponen de su pegamento original, aunque si hace falta se le añade una capa muy fina de pegamento.

Estéticamente los surfers reutilizados quedan feos pero hacen perfectamente su función.

Con algo plano, yo utilicé una espátula pequeña de cocina, alisamos los surfers. Después procedemos a conectar el USB y probamos su correcto funcionamiento.

Tras un buen rato de uso, compruebo su correcto funcionamiento. ¡Perfecto!


Dedicándole un poco de tiempo, no más de una hora en total, un poco de maña y cuatro herramientas hemos reparado el ratón.
 Por Mefisto Inverso.
El nuevo canal tecnológico.

Sobre Gabriel Fernández Lusquiños

Administrador y editor jefe en 2x1digital.com Información tecnológica. Reviews y Videoreviews de dispositivos electrónicos, de teléfonos móviles chinos, de tablets, android tv, weareables y smartwatch. Nada se resiste a nosotros. Información en español para España y Latinoamérica.

Mira también

ESIC y Microsoft se unen para mejorar la formación tecnológica y la empleabilidad

Fruto de esta colaboración es el programa Alumno 4.0 que conecta a los estudiantes con …

  • Pues sí, si que ha sido divertido algún punto de este tutorial tan didáctico, la verdad es que me ha sido de gran utilidad, la verdad que seguramente fastidie tener que deshacerse de tan buen ratón como el G400, y darle esta segunda vida seguro que prolonga la ergonomía en una muñeca que necesita unas pocas horas extras en el soldador 😉 un saludo Mefisto

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra POLÍTICA DE COOKIES, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: